Sé un youzzer

29 oct. 2014

De desamparado a millonario...otra historia de éxito.



BBC 

Mark Pearson no nació millonario, pero se hizo. Y parte importante del impulso para convertirse en el amo y señor de los cupones de descuento en Reino
Unido vino de una navidad que pasó con su madre y su hermana en un refugio para mujeres.
Habían llegado allí huyendo de la violencia doméstica. El pequeño Mark todavía estaba en la escuela primaria.
"Sentí que era el hombre de la familia y eso me impulsó", dice Pearson, hoy de 34 años.
"A los 9 o 10 no podía hacer mucho, pero con el tiempo comencé a pensar qué hacer para ser el sostén de la familia".
A los 18 años se mudó a Londres. Comenzó como chef y luego puso su propio negocio de floristería. En 2006 Pearson tuvo la idea del millón de dólares: un sitio web que enlistara todos los vales de descuento para compras y restaurantes disponibles.
Contando 27 años, denominó el negocio como My Voucher Codes (Mis cupones de descuento) y lo hizo funcionar desde su computador portátil, sentado en su sofá en un departamento arrendado arriba de una tienda en el sur de Londres. El sitio web fue un éxito inmediato entre los amantes de las gangas.
En el primer año facturó £300.000 (unos US$485.000) y el año siguiente logró su primer millón de libras. Los años consecutivos logró £3 millones (unos US$4,85 millones) y £10 millones de libras (US$16 millones aproximadamente), con un margen de beneficio de más del 50%.

Hoy, My Voucher Codes sigue siendo el sitio web de descuento más popular en el Reino Unido y la fortuna personal de Pearson está valorada en unos US$100 millones.

Modelo pulcro de negocios

En términos simples, My Voucher Codes recibe una tasa de remisión cada vez que alguien utiliza un código de descuento que aparece en su sitio web o boletín electrónico semanal.
Así que si usted está ordenando algo por internet o imprime un cupón para comer en un restaurante y utiliza My Voucher Codes, la empresa recibe una comisión del proveedor del producto o servicio, ya sea una tienda electrónica, cadena de supermercados o un restaurante.
Hoy en día, más de 60.000 empresas utilizan My Voucher Codes, que cuenta con sitios web "hermanos" en Francia, Alemania y EE.UU.
Sólo en el Reino Unido, más de seis millones de personas están suscritas a sus ofertas semanales por correo electrónico.
Pearson invirtió en la página web de la compañía sólo £300 libras (unos US$485). No tenía ningún curso formal en computadores, tampoco de comercio electrónico.

Como resultado del éxito el sitio, se acercaron a Pearson dos grandes de la industria: Inter Flora y Flowers Direct, preguntándole si podían incluir banners con cupones de descuentos en su página web, pagándole comisión por cada compra exitosa.
Pearson aceptó y pronto se dio cuenta de que estaba ganando más dinero en comisiones que con las rosas que vendía por entonces en su floristería.
"Se me ocurrió que es un modelo de negocios inmaculado", dice. "A diferencia de las rosas, de repente estaba vendiendo algo que no me costaba nada comprar".
"Y así la idea de My Voucher Codes me hizo clic. Elegí el nombre, invertí 300 libras en montar el sitio web y el resto es historia".
My Voucher Codes fue lanzado en noviembre de 2006 como el primer sitio web de descuentos de Reino Unido.
En dos años Pearson había ganado suficiente dinero como para comprar una casa en Londres para él y otra para su madre en Liverpool sin hipoteca de por medio.

Expansión a la City

A medida que el negocio crecía, finalmente contrató personal y abrió una oficina en Croydon, en el sur de Londres. Luego se trasladó a su actual sede cerca del Támesis, en el puente de Londres. Hoy cuenta con 110 empleados.

A principios de este año, Pearson vendió la empresa en unos US$89 millones. Considerando que poseía más del 90%, fue el mayor beneficiario del negocio.
Con el dinero compró la firma de pagos móviles Monitise, con sede en la City de Londres, uno de los mayores centros financieros del mundo.
Pearson tiene la esperanza de que My Voucher Codes puedan beneficiarse de la tecnología de Monitise y expandir su uso en teléfonos móviles.
Pero de todos sus logros, el que lo hace más feliz es haber podido comprarle una casa a su madre.
Ella también es parte del negocio: desde su casa en Liverpool o desde la villa de la familia que compró en Barbados, ella es la encargada del control de calidad de la firma.